Dedicatoria

Dr. Les «Coach» Fernandez

Coach

Les «Coach» Fernández inspiró a LatinBusinessToday, y a muchos otros antes que nosotros.

El Dr. Leslie Fernández («Coach») nos dejó un legado increíble y nuestra misión de Informar, Inspirar, Orientar y Empoderar. Esta es su historia:

«¡No dispares! ¡Ese es el hijo de Coach!”

Ese grito salvó a Richard Fernández de una lesión, quizás incluso de la muerte. En el a veces violento mundo habitado por algunos matones de Westchester, Nueva York, nadie se metía con «Coach» Leslie Fernández, ni con su hijo policía.

La razón no era el miedo. Nadie temía a Coach. Era algo considerablemente más poderoso: el amor. Si esos jóvenes rudos alguna vez amaron a un hombre, ese hombre fue Coach Fernández.

LatinBusinessToday.com está dedicado a la memoria de «Coach» Leslie Fernández, un educador querido, recordado por muchos como la persona que más influyó, y en algunos casos, transformó sus vidas. Incluso para aquellos que se mantuvieron reticentes y duros, y más fuera de la ley que dentro de ella, la profunda preocupación de Coach Fernández siguió siendo una experiencia significativa.

Si bien Leslie Fernández tenía el prestigio y la posición de ser maestro y director de su escuela secundaria alternativa, algunos de sus antiguos alumnos podrían sorprenderse al conocer la historia de fondo. Esta explica la poderosa combinación de fuerza y comprensión profunda y compasiva de Coach.
Nacido en 1927 en la ciudad de Nueva York, «Coach» Leslie Fernández disfrutó de un importante regalo en su vida y sufrió una importante cruz.

El regalo, perdurable, fue el amor incondicional de los padres de Fernández. Sin importar lo que hiciera o no, Coach siempre supo que Chelsie y Leslie Fernández padre lo amaban.

Pero la cruz, muy dura en su momento, también tuvo un impacto duradero. Fernández fue calificado en una evaluación como académicamente inadecuado y particularmente carente de talento lingüístico, por lo que la única forma en que pudo obtener un diploma de secundaria fue cambiándose a una escuela secundaria vocacional. La autoevaluación de Fernández sobre ese período de su vida es contundente: «yo era un perdedor».

Una vez terminada la escuela, Fernández se alistó en el Ejército, y fue enviado a Alemania Occidental. El joven, a quien una evaluación calificó como totalmente carente de capacidades de aprendizaje lingüístico aprendió a hablar alemán en un año. Su tarea de seguimiento fue como traductor del alemán de oficiales de alto rango.

Empleados de EduCage, 1981. Coach está en la parte inferior izquierda.

A pesar de este inesperado triunfo, después de su baja, Fernández no se vio en una mejor posición. Fue contratado como empleado de archivo. Durante ese período posterior al servicio militar, Coach tuvo un encuentro casual que cambió su vida.

Fernández no lo sabía, pero el entrenador de su escuela secundaria había visto algo en él. Entonces, al encontrarse ambos accidentalmente en la calle un día, el joven archivero se sorprendió cuando el entrenador le preguntó: «¿Por qué no estás en la universidad?»

Fernández respondió con sinceridad: No creía que pudiera hacerlo.

Entendiéndolo mejor de lo que él se entendía, el ex entrenador de Fernández lo llevó directamente a la oficina de admisiones de la Universidad de Nueva York. La G.I. Bill (Ley de Educación para Veteranos) le abrió las puertas de la universidad, algo que nunca había considerado.

Después de la universidad, el joven ingresó al sistema de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York como profesor de artes industriales y, más tarde, como consejero académico. Fue en su primera escuela donde conoció a Natalie. Se casaron en el curso de un año.

Cuando su familia creció hasta incluir a cuatro hijos, Fernández necesitaba ingresos adicionales. Buscando a su alrededor, se enteró de una cafetería local y un centro de acogida para adolescentes.

El centro no era gran cosa, eso es seguro.

Un empresario local pagaba el alquiler de una antigua bolera. No tenía ventanas, estaba iluminado con luces fluorescentes y tenía una única comodidad: un tablón de madera contrachapada sostenida por cartones de leche que servía como mesa de ping-pong.

Originalmente conocido como The Sugar Bowl, los adolescentes, cuyas peleas ruidosas y frecuentes a menudo atraían a la policía, cambiaron el nombre de su espacio a The Cage. El nombre pegó.|

Los jóvenes definitivamente necesitaban supervisión. La participación de la comunidad proporcionó los fondos para que alguien trabajara en The Cage seis noches a la semana. Resultó ser Fernández.

Los adolescentes eran un desafío para Fernández, quien tenía 34 años. Muchos de ellos tenían desventajas económicas. Pero la patología familiar es una aflicción de igualdad de oportunidades. Los problemas desestabilizadores que sufrían muchos de los adolescentes de Cage iban desde hogares rotos, alcoholismo o adicción a las drogas de uno o ambos padres, hasta abusos y negligencia común y corriente.

Parte superior izquierda <Coach> como director del campamento de verano Lincoln Farm, junto a niños y el consejero Tom Chapin, con su güitarra en la parte inferior derecha, verano de 1969.
Parte superior izquierda como director del campamento de verano Lincoln Farm, junto a niños y el consejero Tom Chapin, con su güitarra en la parte inferior derecha, verano de 1969.

Muchos de los niños eran descritos como difíciles de abordar, alienados y hostiles. Incluso la reflexión de Fernández sobre sus primeros meses de trabajo en Cage apoyó la descripción. Su triste comentario fue que, después de todo, no era un domador de animales.

No era un domador de animales, pero definitivamente era un luchador. Fernández había sido un boxeador de Guantes de Oro. El primer programa Cage que lanzó, que duró décadas, fue en el boxeo. Fue una elección inteligente, que canalizó las energías de muchos jóvenes hostiles.

A partir de ese pequeño comienzo, y apoyándose en sus sentimientos durante las siguientes tres décadas, Leslie Fernández creó EduCage, la primera escuela secundaria verdaderamente alternativa en el condado de Westchester, en Nueva York. Esto les dio a los adolescentes en riesgo una oportunidad significativa de tener éxito en la vida. Significativamente, la escuela creada por «Coach» Fernández también disfrutó de una de las tasas de graduación más altas en el condado de Westchester, en Nueva York.

¿Qué hizo la diferencia con EduCage?

Leslie Fernández siempre recordó el amor incondicional de sus padres y la confianza de su ex-entrenador en sus habilidades. Ambos marcaron una diferencia positiva en su vida. También recordó la cruz de ese sentimiento de «perdedor» en la escuela secundaria, cuando ni un solo maestro lo vio de manera más profunda. Esas experiencias influyeron en su trabajo de creación de EduCage.

Pero había algo más. Y era el propio Leslie “Coach” Fernández.

Como lo describen todos los que lo conocieron, Leslie Fernández era un altruista, pero también era una mezcla de compasión, empatía y fuerza. «Coach me llevó por un camino de amor y disciplina», dice el músico y productor musical Steve Luongo. «Hoy, cuando trabajo con otros músicos, trato siempre de aplicar las lecciones que aprendí de Coach para que ellos y yo mejoremos».

Coach también fue escultor, aca una de sus obras, titulada "Mujer y gato".
Coach también fue escultor, aca una de sus obras, titulada «Mujer y gato».

De hecho, el único sentimiento mencionado una y otra vez por los ex-alumnos, especialmente los autodenominados “problemáticos”, es que se sintieron tomados en cuenta y comprendidos por Coach. Para muchos, fue su primera experiencia de verdadero cuidado de un adulto.

Al mismo tiempo, los antiguos alumnos recuerdan que las reglas, la disciplina y las expectativas eran parte de la mezcla. «Sabías que te amaba incondicionalmente», recuerda un ex-alumno. «También sentía un respeto incondicional por cada uno de nosotros, lo que nos ayudó a cumplir las reglas».

La autora Devra Hall Levy solía atravesar la ciudad desde su escuela secundaria, una de esas escuelas típicas de currículo único, para estar en EduCage. «Coach encontró maestros como él, que se preocupaban por nosotros», cuenta ella. Además, los reducidos grupos de estudio aseguraban que cada estudiante recibiera atención individualizada. «Todos los maestros de EduCage te conocían, realmente te conocían», recuerda Levy. «Nadie pasaba por alto tus problemas, y algunos de nosotros teníamos serios problemas».

Coach, su esposa Natalie y su hijo Richie, durante la celebración de su fiesta de cumpleaños numero 80, abril 2007. Coach falleció cuatro dias despues.
Coach, su esposa Natalie y su hijo Richie, durante la celebración de su fiesta de cumpleaños numero 80, abril 2007. Coach falleció cuatro dias despues.

Coach engendró otro sentimiento que ayudó a los estudiantes a jugar según las reglas. Sentían que él estaba allí para ellos. Y también cada maestro que él escogió para enseñar en EduCage.

Individualmente y juntos, Coach y sus maestros se enfocaron en ayudar a los estudiantes a descubrir sus pasiones e intereses. Esto llevó a elecciones de carrera inesperadas, desde la moda y el diseño gráfico a las artes mecánicas y escénicas, a la enfermería, la educación y el derecho.

Para los estudiantes de EduCage, el interés y la preocupación de los maestros por ellos era un hecho. Uno de ellos recuerda a un maestro que pasó horas en el teléfono ayudándolo a postularse a la universidad. Otro, que se convirtió en asesor legislativo senatorial antes de postularse a la escuela de leyes, remonta el origen de su interés en cosas «más grandes» a la influencia particular de uno de los maestros especiales de EduCage.

La vida de todos los estudiantes no se convirtió en una historia de éxito. Pero como comentó un observador; es sorprendente que tantos lo hayan logrado.

Y en gran medida, lo hicieron gracias a ese hombre extraordinario, Leslie «Coach» Fernández, quien es recordado por un antiguo alumno como un hombre que «nunca se dio por vencido con nadie».

Premios y reconocimientos

El Sr. Fernández recibió muchos premios en su vida. Algunos de ellos incluyen:

  • Premio al Servicio Distinguido
  • Premio a la Hermandad
  • Premio Marjorie Margolis
  • Premio al Primer Ciudadano de Westchester
  • Quién es quién en la educación

El reconocimiento formal de su trabajo incluyó:

  • Proclamación por el Ejecutivo del Condado de Westchester: 30 de abril de 1991, reconocimiento a Les Fernández
  • Designación por el gobernador de Nueva York, Mario Cuomo, como asesor del Comité de Programas de educación alternativa

Read Devra Hall Levy’s Final Farewell to Coach here